Dios mio, ¿si no me diste talento, para que me diste vocación?

Hijo manifiesto, confeso y mártir de Salieri, hartista y wannabe, el POPfesor Moriarty, cronista freaki-popRetroterapeuta e ingrediente demente, parte de una post-modernidad de libro para exponer y airear el tufillo a Gran Relato que esconde la realidad material.

Lejos del experimentalismo que recorre sus creaciones más alejadas del mainstream, como el subjetivismo microscópico de su post-fotografía o el Dark-Drone-Lo-Fi de su Arte Sonoro, su interés por el Diseño Gráfico no desdeña de las últimas tendencias, sino que se aprovecha de ese desdén con una frescura performativa a la que imprime altas dosis de poliédrico desenfado. Nacida mientras se documentaba para un futurible ensayo (de título provisional): “Charles Bronson: Un paladín post-hipster en la jungla del asfalto ochenter”, su última colección de artefactos es un nostálgico recorrido visual protagonizado por algunos de aquellos urbanautas finiseculares, que el certero y preciso uso de tipografías y letreros acerca al gusto y la sensibilidad contemporáneas.

Lo que busco es crear una realidad que se autorreferencie canibalizándose, liberándome como ente pensante y protegiendo mi finita y mortal sencillez… dicho de otro modo, pintar un poco la mona pa no aburrirme y hacerme unas camisetas

Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel Demente

Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel Demente

Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel Demente Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel Demente  Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel Demente Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel Demente Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel Demente Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel Demente Yo quiero ser el POPfesor Moriarty | Cóctel DementeTodos los experimentos visuales © abel Moriarty | behance