Las muñecas viejas ya no sirven para nada, las niñas las cambian por sus nuevos móviles regalados por navidad. Esas niñas, que un día serán mujeres, que serán lo que quieran o serán lo que se espere de ellas, que vivirán su feminidad, la explotarán, la abandonarán, y, ¿sobrevivirán?

La mujer esclava, la mujer valiente, la mujer madre, la mujer cuidadora, la mujer limpia y hacendosa, la mujer guerrera, la mujer dichosa, la vieja, la suegra, la amargada… Las  mujeres y nuestras vidas, algunas destrozadas, que no valen para nada, que se quedaron en otra parte, su tiempo ya pasó, como el de las muñecas viejas.

 

Isabel Chiara reflexiona y transforma estas ideas en obras de arte. The woman destroyed es un proyecto muy personal, que habla de las relaciones, no necesariamente amorosas y de cómo las sentimos y lidiamos las mujeres. Las experiencias vividas, junto con la relectura de La mujer rota de Beauvoir, que retrata a esa mujer dependiente que no experimenta su feminidad y se ve abocada a la dependencia de otros, perdiendo su libertad.

La mujer rota se regodea con esa falsa ilusión de felicidad y de estabilidad que le dan los recuerdos, porque sabe que no tiene escapatoria. Muchas mujeres se quedan congeladas en aquello que fueron en su juventud y no aceptan la pérdida de la belleza y lo que ello trajo consigo. De ahí que la tentación en mi trabajo esté representada en el cuerpo de un muchacho florido casi asexuado. Es esa juventud, la belleza, la admiración, la reafirmación de que pertenece a esa categoría social, la de ser mujer, como miembro de pleno derecho. Pero cuando el tiempo y la rutina se instalan en casa no hay forma de darles el boleto. Y ahí empieza el calvario, cuando se es consciente de que tú misma te has dejado atrás para hacerle la ola a la mujer que se esperaba que fueras.

La manzana, como metáfora de la culpa que rodea a la mujer, se retroalimenta a sí misma, en cada una de esas mujeres que perpetuan esa condición de sumisión en aras de una seguridad tentadora de una pareja o de una condición de vida.

The woman destroyed © Isabel Chiara I Video I Animacion I Coctel Demente The woman destroyed © Isabel Chiara I Video I Animacion I Coctel Demente The woman destroyed © Isabel Chiara I Video I Animacion I Coctel Demente The woman destroyed © Isabel Chiara I Video I Animacion I Coctel Demente

A Isabel Chiara, creadora también de fantásticos collages, no le gusta vestir con literatura su trabajo y lo cierto es que no le hace falta. Pero no me niego el gusto de saber algo más, de conocer el qué la llevó hasta aquí. Efectivamente y como ella dice: la obra habla por sí sola.

Entre imágenes que tenía guardadas en el desván, su colección de muñecas de contenedor pintarrajeadas y Ann Sheridan, todo fue rodado. Archive.org tiene gran cantidad de material muy interesante en dominio público, fotografías y footages de video que hicieron el trabajo más cómodo. Isabel Chiara quería imágenes limpias y nítidas, por eso ha trabajado con imágenes en altísima resolución y tamaño para minimizar los efectos del Chroma.

© Isabel Chiara | Behance | Vimeo

Save