“Fotografiando por necesidad”. Así describe Azulclarito Casiblanco el motivo de su trabajo. Y es que nos encontramos ante una maravillosa mujer, fotógrafa y captadora de instantes. La primera vez que vi el trabajo de Thais pensé: “Esto ya lo he soñado, y si no lo hice aún debería haberlo hecho”. Su fotografía es evocadora, cuenta historias con imágenes, cuenta vidas con retratos y cuenta cuentos con emociones.

© Thais R. Valera "Azulclarito Casiblanco" | Fotografía | Cóctel Demente © Thais R. Valera "Azulclarito Casiblanco" | Fotografía | Cóctel Demente

Podría detenerme en la sutileza de sus texturas, luces y colores… un velo azulón lo cubre todo suavemente como si de un sueño lúcido se tratara. En contraste, siempre con la posición directa y el encuadre expresivo de sus imágenes, donde la mirada es limpia e interrogante.

Posee una atmósfera distintiva, puedes observar millones de imágenes y diferenciar perfectamente su trabajo entre ellas. Lo cual considero que irremediablemente es un sello personal de identidad, es la esencia y la masa madre de toda producción artística.

© Thais R. Valera "Azulclarito Casiblanco" | Fotografía | Cóctel Demente

© Thais R. Valera "Azulclarito Casiblanco" | Fotografía | Cóctel Demente

El vínculo emocional que crea con su forma de mostrar lo que ella sólo ve, o que capta cuando coge una cámara, y nos lo muestra, es el cordón umbilical que nos mantiene enganchados a cada uno de sus “clics”. De una suavidad cotidiana te hace pensar que todo puede pasar y que en cualquier instante todo cambia.

Captar instantes requiere de una sensibilidad apabullante en el mundo de la fotografía, pero cogerlos al vuelo y transformarlos en una escena del mejor director de tu película favorita es simplemente magia.

Si tuviera que destacar algo de esta maga celeste diría que es de una fotografía generosa. Que nos da el comienzo y la primera frase del libro para volar a otros rostros, a otros nombres y en todas direcciones.

© Thais R. Valera "Azulclarito Casiblanco" | Fotografía | Cóctel Demente

© Thais R. Valera "Azulclarito Casiblanco" | Fotografía | Cóctel Demente

En su repertorio visual podemos encontrar retratos maravillosos y caras tan sonadas como la del artista Santi Balmes, cantante de “Love of Lesbian“, o la de la hermosa pintora Coco Dávez. Pero destaco sin más remedio su autoretrato, esa descarada forma de enfrentarse a su espejo, reflejo de la raíz y del sentimiento profundo de tratar de (re-) conocerse a través de nuestras miradas expectantes.

© Thais R. Valera "Azulclarito Casiblanco" | Fotografía | Cóctel Demente

Cuenta historias basadas en sueños reales. Y entonces los edificios quedan bajo nuestros pies y el humo sale por sus ventanas. El trabajo de Thais nos recuerda que flotamos, que nosotros podemos ser ese humo, ese que se aleja de toda realidad para transformar lo cotidiano en una nueva mirada.  Y desde allí arriba contemplas el mundo, y observas que el cielo es azul, Azulclarito Casiblanco.

© Thais R. Valera "Azulclarito Casiblanco" | Fotografía | Cóctel Demente

No quisiera despedirme sin compartir con vosotros las tiernas palabras que le dedican en la descripción de su página:

“Hay personas que miran el mundo como si cada día este cambiase. Y Thais es una de esas personas. Hay miradas que son capaces de traspasar el velo de la monotonía y lo habitual, ojos que se mueven en dimensiones diferentes y que pueden ver mas alla de lo que el resto vemos…Lo que a priori puede ser solo luz, se transforma en algo diferente a través de ella, su creatividad es un arma de creación masiva, un arco iris de luces y sombras que cuenta historias.”

Joy Zamora Roldán | Fotógrafo, soñador y sobre todo amigo.

Por esto y por muchas cosas más os recomendaría encarecidamente que si no la conocíais, lo hagáis. Y sí, esto es una orden.

Todas las imágenes © Azulclarito Casiblanco | Web | Instagram