Supervenus es un corto de animación dirigido por el brillante director y animador parisino Frederic Doazan. En él, una mujer “vulgar” es sometida a una serie de arreglos que la transforman poco a poco en el ideal de belleza femenina. El ideal que toda mujer quiere alcanzar, o eso es lo que la industria de la moda y la cosmética nos intenta vender cada día en revistas y anuncios publicitarios.

Supervenus-code

Lo primero de lo que toda fémina debería deshacerse es de ese asqueroso vello que todavía brota en nuestras axilas, pubis, brazos y piernas… reliquia de unos tiempos prehistóricos en los que dicen que fuimos simios. Después algunos ajustes con bisturí aquí y allá, que si unos implantes mamarios, un poquito de colágeno y una liposucción. Todo parece tan trivial… y después de este sencillo proceso habremos conseguido una Supervenus, la mujer perfecta.

Este tema nos va a dar para escribir mucho aquí en Cóctel Demente, pues sí, porque el mundo que hemos construido está muy mal diseñado y es hora de que hagamos una auditoría profunda y empecemos a cambiar la estructura, la base donde radican todas las imperfecciones y aberraciones que dan como fruto esta sociedad materialista, individualista, insolidaria y deshumanizada.