Es cierto que los emoticonos se han convertido en parte integrante de nuestro lenguaje digital, sobre todo con la proliferación de las redes sociales. ¿Quién no ha acompañado una imagen o un texto con una carita sonriente o un guiño cómplice?. Pero los emoticonos también se han convertido en el brazo ejecutor de la censura en las redes sociales, para bloquear todo contenido considerado «inapropiado», generalmente según las directrices de Instagram. Así, nos encontramos diariamente, imágenes artísticas censuradas, utilizando emoticonos de gatitos o frutas para cubrir pezones o coños.

Por eso, la fotógrafa y artista londinense Stephanie Wilson, se ha lanzado a realizar su serie «Emoji» donde reimagina estas imágenes censuradas con emoticonos y utiliza objetos de la vida real. Así, en vez de un lindo gatito-emoji, Stephanie utiliza un gato de verdad o un par de huevos fritos para cubrir las «partes pudientes» objeto de censura.

Con una mezcla estética del porno de los años setenta, humor  y emojis reales, Stephanie quiere mostrarnos su versión de lo que ella considera una violación de la expresión artística y nos hace recapacitar sobre si la censura no estará yendo demasiado lejos.
© Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel Demente © Stephanie Wilson | Emoji | Fotografía | Cóctel DementeTodas las imágenes © Stephanie Wilson | Web | Instagram | Tumblr