La pintura se compone de forma y color, dichas formas no serán la repetición de los objetos que viven en la vida, sino serán en sí mismas un objeto vivo. La superficie coloreada es la forma viva real.

Kazimir Malevich

Paul Stayt, la otra mitad del estudio de diseño RoomCR6 junto a Hashmukh Kerai, se confiesa un apasionado de los movimientos artísticos de vanguardia que se dieron en Rusia y la Unión Soviética durante las primeras décadas del silbo XX. “Siempre he tenido una fascinación con el arte ruso, el constructivismo en particular y recientemente he descubierto el suprematismo”  y los ha estado utilizando para experimentar con los software Cinema4D y Arnold Render, tratando de llevar estas piezas de arte al mundo digital y darles un poco de vida, como si existieran en el mundo real, aunque con colores más brillantes.

El suprematismo era un movimiento artístico, centrado en formas geométricas básicas, tales como círculos, cuadrados, líneas y rectángulos, pintados en una gama limitada de colores. Fue fundado por Kazimir Malevich en Rusia, en 1915. El término suprematismo se refiere a un arte basado en “la supremacía del puro sentimiento artístico” más que en la representación visual de objetos.

© RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente

Paul Stayt se ha inspirado en artistas desconocidos que se recogen en un libro titulado “From Russia With Doubt, de Adam Lemer y que trata de la búsqueda de autentificar  150 obras maestras de la vanguardia rusa.

En 2010, Adam Lemer, director del Museo de Arte Contemporáneo de Denver, hizo algo inaudito en el mundo de los museos: montó una gran exposición de pinturas sin saber primero si eran reales o falsos. Pintados en el estilo Suprematista y constructivista de los maestros de vanguardia rusos del siglo XX.

Los coleccionistas amateurs Ron y Roger Pollard adquirieron en eBay 172 obras de un misterioso vendedor alemán, quién afirmaba que las obras fueron encontradas en un contenedor abandonado en las aduanas alemanas en la década de los 80. En “From Russia With Doubt”, Lerner teje con habilidad el cuento del hallazgo inicial en eBay a su polémica decisión de exhibir la colección, guiando a lectores a través del espejo en los corredores bizantinos del mundo del arte y más allá de describir la búsqueda de los dueños para autentificar y apreciar las obras maestras. Lo que encuentra plantea preguntas poderosas sobre nuestra propia relación con el arte.

© RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente © RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente © RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente © RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente © RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente © RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente © RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente © RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente

© RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente

© RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente

© RoomCR6 | Suprematism & Constructivism | Arte Digital | Cóctel Demente
Todas las imágenes © RoomCR6 | Web | Behance | Facebook | Instagram | Twitter