Que el skatebording sea deporte olímpico es lo de menos, ya que seguramente lo mejor que se le puede aportar a esta afición, no serán las medallas ni el reconocimiento mundial, si no llegar a ser visto con total normalidad en las calles y no produzca miradas de pánico, como si de un perro rabioso se tratara.

El skate siempre ha sido algo más que un deporte. Una forma de vida, una actitud, rebeldía o el sentir del aire en la cara, mientras tienes la sensación de volar.

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

road-to-tokyo-skaturday_cocteldemente

Road to Tokyo nos enseña el paso de una tabla entre skaters, a modo de testigo, como si fuese la antorcha olímpica desde Barcelona a Tokyo. Nos muestran bellas imágenes en forma de postales, donde el patinador está siempre en plano, y nos narran en su lengua natal, lo que para ellos representa la entrada en las Olimpiada.

Video © Nixon Freire | Web | Vimeo

Guardar