… Y el PoPfesor Moriarty abrazó el constructivismo. Y este, arte de artistas para el pueblo, se está dejando hacer.

Gran lector de Berger, al PoPfe no le cabe duda de que “en ningún otro tipo de la sociedad ha habido tal concentración de imágenes, tal densidad de mensajes visuales” ni que “la imagen publicitaria pertenece al instante”. En su insistente búsqueda de posibilismos ucrónicos, este creador de lo hipermoderno desde lo vintage, se ha lanzado a la confección de una colección de collages analógicos de ecos mid-century.

La revolución visual planteada por el PoPfesor en sus últimas creaciones, sin dejar de buscarse en el espejo del seminal PRO ETO (Mayakovsky & Rodchenko, 1923), no tiene miedo de retocarse frente al diseño publicitario de aquel optimista capitalismo occidental de mediados del siglo pasado. Aquella misma publicidad que, desde los magazines del “mundo libre”, nos educaba por y para el glamour.

Del proceso de deconstrucción de ese instantaneismo narcisista inherente al advertising clásico, extrae el PoPfesor su última serie de trabajos, tan tangencialmente situacionistas como potencialmente Fluxus

Acostumbrados, como nos tiene, a reflexionar en voz alta sobre su proceso creativo, al PoPfesor no le han dolido prendas en reconocer que detrás de sus últimas creaciones se adivinan profundas preocupaciones hauntológicas, sin olvidar que mucho de su trabajo es posible gracias al hallazgo, en plena Cuesta de Moyano, de “un mogollón de París Match antiguos a pelo puta”

Todos los collage © abel Moriarty | behance