El hiperrealismo toma sentido al ver las pequeñas esculturas de arcilla polimérica de Quimmy Shimmy. La tierna cabeza de un bebé sacada de su contexto se convierte en algo macabro, que produce si no miedo, escalofríos, ¿qué es eso?, ¿un niño muerto? ¿Cómo algo tan dulce traspasa el umbral de lo tenebroso con tanta facilidad?

Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente

Precisamente ahí está la gracia y es por eso todo un arte, macabro, eso sí, el que hace esta diseñadora gráfica e ilustradora, escultora por accidente, de Singapur cuyo verdadero nombre es Lim Qi Xuan. Sus manos deben ser delicadas dado el tamaño y detalle de sus obras. Quimmy Shimmy describe su obra como una muestra de vulnerabilidad y fragilidad, tratando el tema de la vida y la muerte con un toque surrealista: bebés, órganos o hadas muertas, entre otros.

Resultará muy desagradable para algunos, pero a otros nos encanta, un mundo en miniatura a punto de quebrarse en tus manos. Una muestra de que el terror puede servirse en platos muy pequeños.

Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel DementeArte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel DementeArte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel DementeArte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel DementeArte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente Arte I Escultura © Quimmy Shimmy I Jalouin I Coctel Demente

© Quimmy Shimmy | Instagram