Sean musas o sirenas, las mujeres inspiran, emocionan e impresionan.

Ocho de Marzo || Cóctel Demente

Y no sólo mujeres “excepcionales” o trabajadoras: tu madre, tu mujer, tu hermana, tu compañera de trabajo, tu rollo de la semana pasada. Ser mujer en nuestra sociedad no siempre es fácil, ni lo es ser hombre, de hecho. Vivimos en una sociedad extremadamente podrida por la corrupción, la envidia guiada por dinero, poder y violencia…

Ojo, no digo que el dinero o el poder en si mismo son malos, es lo que hacemos con ello lo que me parece feísimo, hasta usar la violencia o las “debilidades” de las mujeres (como género entero, como si fueran iguales entre ellas por tener tetas), para tener más del uno o del otro.

Pues yo, ni soy mujer, ni soy hombre, soy una tortuga-vampiro y tal vez mañana un vampiro-tortuga, un equilibrio entre lado masculino y lado femenino. Y me encantan las mujeres, me encantan los hombres que cantan su amor o su odio a mujeres de sus vidas y con esta playlist, preparada entre varios con unos litros de vino de por medio, quiero expresaros mi profundo activismo pacifista e igualitario.