“Nunca me he enamorado; yo he amado”… Gino Paoli || Milestones - un incontro in jazz || Cóctel Demente

Mis pequeñas orejas de niñez se destaparon italianamente con la voz de Raffaella Carrà y su “Explota mi corazón”, le siguió unos bailes de mocasín con “Balla-Balla” de Francesco Napoli y el cerebro se afectó de madurez al caer en el “mundo gravitatorio” de Franco Battiato.

Cuando me creía en gran parte resuelto, apareció Gino Paoli metiendo pólvora en mi corazón, esa misma pólvora que lleva en el casquillo de bala que vive en su caja torácica. Era un 13 de julio de 1963, con treinta años de edad, un calibre “5”, de una “Derringer” apretada contra su pecho daban realismo a su intento de suicidio. Las pocas esperanzas de vida que los cirujanos dieron a Paoli, hicieron no intervenirle la bala, en coma, la muerte era casi segura…casi…pero logró salvar su vida.

Gino Paoli es un “cara b” del medio tiempo italiano, el creador de magnas obras como “sapore di sale” con arreglos del por entonces jovencísimo Ennio Morricone o ”il cielo in una estanza” una verdadera joya con la que quiso definir todas las sensaciones y sentimientos del orgasmo. “Vivere Ancora” es otra de esas bofetadas que te dejan sin respiración y te cae en bucle días y días…

Fan absoluto de Joan Manel Serrat, a quién dedicó un álbum en 1974, se cobijó de mujeres, tres oficiales y una fogosa aventura con la cantante Ornella Vanoni a quién dedicó  “Senza Fine” y se pegó varias giras mundiales.

Con este curriculum, Gino Paoli gusta de obras y obras, pero quisiera destacar una asociación por encima de todas, la que en el 2007 se produjo con los más reputados músicos de jazz italianos, Danilo Rea, Roberto Gatto, Flavio Boltro, Rosario Bonaccorso y Enrico Rava.

El sentido “jazz” de este “cara b” italiano lo lleva implícito desde que en año 1967 el guitarrista West Montgomery hiciera una versión de “Senza Fine”. 

Milestones – Un incontro in jazz” es una mazazo de vida en toda regla a la cara de muchos, un sello de calidad por si éste fuera preciso. Un pinchazo directo al corazón que busca sin cesar los gritos más hondos de nuestra alma. Un escupitajo a la prensa en general y al populacho público  que siempre ha puesto por delante a otro italiano (Paolo Conte) que goza de más popularidad pero no de magia. Un repaso de estándares del jazz y temas propios cogidos por los guantes del jazz más mediterraneamente desgarrado. La presencia de tres de los más significados jazzmans italianos  (Rea, Gatto y Rava) en este proyecto es sin duda, un orgasmo musical en toda regla.

A destacar, “Vivere Ancora” donde la trompeta de Enrico Rava no cesa de llorar y gritar junto a Paoli, metiendo su grito espeluznante y de largo recorrido en las entrañas de quién lo escucha.

Gino Paoli es una de los nuestros! jugador de palabras, compositor de pieles de gallina, jugó a las drogas y se salió como Miles Davis, se intento suicidar y no le tocaba.

Siempre que lloró con “incontro in jazz” pienso en mis hijos, en los hijos de mis amigos, que escuchan a fervor las radio formulas flipando en colores y no lo entiendo, entonces, me digo:

déjate, sus corazones son limpios, aún les quedan muchos tiros por recibir