El contenido de este artículo puede sorprender a algunos lectores o, simplemente, dejarles indiferentes. (esto es #Cocteldemente)

Vídeo musical del grupo parisino Meteor , la canción se titula Narcose sonido electrónico sensual apoyado por la imágenes de Marin Sek (director).

Más que un caleidoscopio de escena sexuales (desconozco su procedencia pero es de suponer que sean escenas de películas pornográficas), sus imágenes me recuerdan estructuralmente a un mandala, un universo circular central figurativo dentro de un formato rectangular.

Al igual que el mandala, el círculo central es el espacio sagrado a representar, una zona de adoración y espiritualidad, un espacio sacro que trasciende del inconsciente individual y vive en nuestro inconsciente colectivo.

Y es que el sexo pertenece al inconsciente colectivo, algo común a todos los seres humanos de todos los tiempos y de todas partes del mundo.

El vídeo es más sutil de lo que algunos han llegado a pensar, como youtube que se lo “censuró” en su plataforma, independientemente de las clasificaciones y advertencias (no las discuto) que debe de tener el propio vídeo para evitar que las personas que no piensan como yo, o sean menores de edad,  sean notificados de su posible contenido por lo que si deciden verlo será bajo su responsabilidad, ya que pueden intuir lo que encontrarán.

Y es aquí a donde quería llegar. El ritmo, las imágenes y la forma en que está realizado el vídeo hace que se aparte del mal gusto (hay que recordar que es un vídeo de contenido sexual, por si a algún lector/a se le ha olvidado este dato), es sugerente,  pero es “censurado” o mejor dicho, no es aceptado por la política de empresa aplicada por las grandes redes sociales.

Si en el ecosistema digital, donde se puede controlar accesos, saber la edad, sexo, gustos, etc. del usuario, donde el propio ecosistema permite etiquetar taxonómicamente y folcsonómicamente TODO, ¿cómo han podido determinar que no es apto? (y traslado textualmente) “Un vídeo que contenga desnudos u otro contenido sexual puede permitirse si el objetivo principal es educativo, documental, científico o artístico; ni es gráfico de forma gratuita.”

Según palabras del propio director, Martin Sek:

« L’art est utilisé pour se branler l’esprit. Le porno sert juste à se branler. Internet a foutu en l’air cette distinction. »

“El arte se usa como paja mental. El porno sólo sirve para masturbarse. Internet ha jodido esta distinción.”

Extracto del post “ FASHION OR PORN ?” de la revista digital Blended

¿es un error? o ¿está existiendo un condicionamiento moral sobre el concepto y los límites de lo que es artístico en el ecosistema digital?
En todo caso, independientemente de la contestación, lo que es un gran error empresarial es imponer unas políticas de publicación cuando hay toda una generación de Millennials que ya te avisan de su fracaso y son los mayores consumidores de contenido digital.

A mi el vídeo me ha gustado, ahora se puede ver en Vimeo, bajo la clasificación “para adultos”, pues perfecto.

© Martin Sek | Meteor-Narcose | Narcose, puro mandala sexual | Cóctel Demente © Martin Sek | Meteor-Narcose | Narcose, puro mandala sexual | Cóctel Demente © Martin Sek | Meteor-Narcose | Narcose, puro mandala sexual | Cóctel Demente © Martin Sek | Meteor-Narcose | Narcose, puro mandala sexual | Cóctel Demente © Martin Sek | Meteor-Narcose | Narcose, puro mandala sexual | Cóctel Demente © Martin Sek | Meteor-Narcose | Narcose, puro mandala sexual | Cóctel Demente © Martin Sek | Meteor-Narcose | Narcose, puro mandala sexual | Cóctel Demente © Martin Sek | Meteor-Narcose | Narcose, puro mandala sexual | Cóctel Demente

Imágenes y vídeo © Martin Sek | web de Martin Sek |

| Facebook de Meteor | Soundcloud de Meteor |