Reconócelo, tú también destrozabas muñecas. Esas Nancys, Nenucos y G.I. Joes se quedaban sin pestañas, cabezas y en paños menores en cuanto tu madre miraba a otro lado. La australiana Freya Jobbins va un paso más allá y crea escalofriantes bustos a base de manos, pies, ojos o brazos de estos juguetes de la infancia. Todas las piezas encajan a la perfección para crear puzzles con formas humanas y rostros tan conocidos como Bart Simpson, Batman o Darth Vader. ¿El resultado? Esculturas que dan repelús pero que atraen de mala manera.

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

La artista encuentra estas ‘reliquias’ en tiendas de segunda mano o le llegan en forma de donaciones de madres que han hecho limpieza. Según Jobbins, se trata de una exploración artística de la relación entre consumismo y la cultura del reciclaje, una disección de elementos de la infancia que puede resultar perturbadora e incómoda.

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Los escalofriantes bustos de © Freya Jobbins en Cóctel Demente

Felices pesadillas, chavales… ¡y viva el Scalextric!

Todas las imágenes ©Freya JobbinsWeb | Facebook