Nolavola es Sonia Otero, mujer intrépida que bucea en mercadillos y tiendas de antigüedades en busca de papeles antiguos con los que crear sus collages. Estudió Historia del Arte y gusta de recortar, pegar y coser pequeñas historias visuales que en ocasiones acompaña de microrrelatos, una actividad que compagina con sus responsabilidades en el mundo de la educación.

Conocimos a Sonia gracias a la iniciativa ‘Mujeres que cortan y pegan’ de GodArt Lab y nos encandiló. Hoy charlamos con ella para acercarnos a su delicioso mundo creativo.

Nolavola bien podría ser un personaje de alguno de tus collages. ¿De dónde viene este nombre artístico?

En realidad puede considerarse como un collage en sí mismo. Me gustaba la idea de utilizar palabras gallegas, ir de lo cercano al mundo globalizado, un poco al estilo ‘Think Global, Act Local’  y así, de modo casual, mientras una tarde ayudaba a mi hijo con el estudio de la gramática, comencé a mezclar palabras hasta que la combinación de dos contracciones en gallego, nola – vola, se convirtieron en mi nombre artístico.

© Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente © Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente

¿Desde cuándo te viene la pasión por el cut&paste analógico? ¿Recuerdas tu primer collage?

Como obra artística, no mucho, hace unos dos o tres años comencé a hacer mis primeros collage sobre fotografías. En cuanto a la pasión por el cut&paste, prácticamente desde que tengo memoria. Siempre me gustó tener libretas a modo de agenda o diario, en las que voy pegando recortes que me resultan interesantes o simplemente bellos, entradas de conciertos, museos, tickets, planos, trozos de textiles, envoltorios, etc., que junto con las anotaciones, forman un collage personal.

La mujer es gran protagonista de tu obra…

Sin duda. Como mujer me interesa el papel que hemos tenido en la historia  y también en la actualidad, un momento en el que aunque se han conseguido muchos avances, todavía siguen existiendo considerables desigualdades que es preciso seguir reivindicando.

Pero no solo me gusta reflexionar sobre la defensa de los derechos, en este caso de la mujer, sino también, de sus sentimientos,  sueños, trabajo, relaciones personales… La obra de Grete Stern en cuanto al tema de la mujer es realmente inspiradora.

Compones tus collages con fotografías antiguas, bordados, textos… ¿cómo decides qué intervención harás en cada uno?

No siempre surgen del mismo modo. En algunas ocasiones son las imágenes las que inician todo el proceso. Por simple intuición, recorto, coloco una y otra vez hasta que encuentro una historia. Otras veces parto de una idea, un texto, una noticia o un objeto reciclado al que le quiero dar cabida y es cuando comienzo a buscar imágenes entre revistas antiguas o fotografías. Los hilos o textiles dan sensación de calidez, de trabajo artesanal y muchas veces se convierten en una parte fundamental de mis obras.

¿Qué temas dirías que están más presentes en tu obra? ¿Por qué la elección de dichos temas?

Depende del momento, de las vivencias, de los acontecimientos, aunque bien es cierto que algunos son más repetitivos que otros, como la mujer, el tiempo con todas sus acepciones, la naturaleza, la literatura, el cambio climático, el reciclaje…

Tres palabras que definan tus collages

No sabría definirlos en pocas palabras porque siempre trato de contar algo, de comunicar. Algunas veces de modo más directo, otras desde un punto de vista un tanto surrealista, dejando siempre un espacio para la imaginación de quién lo observa. Lo que sí me gusta es que sean collages sencillos, no muy recargados.

Especialmente interesante resulta la combinación collage + microrrelato que podemos ver en tu Instagram. ¿Qué autores/historias te inspiran a la hora de crear?

Tanto el arte como la literatura son dos disciplinas que me apasionan, lo que por otro lado me crea una dicotomía puesto que quizás las palabras limitan en cierto modo la imaginación de quién mira y a la inversa.

Autores de relatos que me inspiren hay muchos, obviando los clásicos, por citar algunos: Alice Munro, Samantha Scheweblin, Juan José Arreola, Emilia Pardo Bazán, Patricia Esteban Erlés, Lydia Davis, Ignacio Aldecoa o Francisco Ayala.

¿Con qué artista te gustaría hacer alguna colaboración? ¿Qué preferencias tienes?

Gracias a internet cada día descubro artistas que me fascinan, desde todos los rincones del mundo, con sus vidas, sus gustos, sus experiencias… plasman de mil maneras diferentes su estilo en las obras. Escoger me resulta complicado. De los predecesores: Kurt Schwitters, Hanna Höch, Juan Gris, Grete Stern…

© Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente © Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente © Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente © Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente

Algún proyecto artístico de reciente descubrimiento que te haya dejado sin palabras.

Durante este mes de junio participo en la exposición colectiva G.L.U.E., que se celebra en Edimburgo y que organiza Rhed Fawell. La idea era hacer un collage a partir de un sobre de correo. Estoy realmente asombrada de la cantidad de artistas de todo el mundo que participamos y de la calidad y creatividad que desprenden las obras presentadas. Creo que la capacidad de respuesta a un proyecto de collage ha sido magnífica.

¿En qué anda Nolavola hoy?

Tengo varios proyectos abiertos en los que voy trabajando cada día. Continúo ampliando la colección que denominé Tempus, en la que introduzco antiguas esferas de reloj, además de papeles, hilos…También estoy con una pequeña serie de collages que tienen como tema principal el cambio climático y las consecuencias del mismo. Lo demás, se va cocinando en mi cabeza a fuego lento, hasta que le llegue el momento de ser plasmado sobre papel.

© Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente Silencio © Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente Voz © Nolavola [Sonia Otero] | #Collage | Cóctel Demente

Agradecer a Sonia su colaboración y desearle  el mayor de los éxitos en todo lo que se proponga.

Todas las imágenes © Nolavola [Sonia Otero] | Web | Instagram