Un retratista único en cuya obra reconocemos personajes famosos realizados con lo que parecen arbitrarios brochazos y extraños collages, Jonathan Yeo pone en entredicho cómo percibimos actualmente la belleza, los cánones y hasta donde llegamos para alcanzarlos, en una crítica clara a la agresiva cirugía estética que podemos llegar a utilizar, de igual forma investiga sobre el poder de sus protagonistas, cómo lo ejercen y el porqué se acaba convirtiendo en una necesidad, tan aberrante como la búsqueda de belleza y fama.

Crítico, también provocativo, valga como ejemplo el retrato que mediante el collage y la pintura hizo de George Bush, recortes de revistas que convirtió en un  collage de imágenes pornográficas; un recurso que ha utilizado para retratar a otros políticos de la misma cuerda.

©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente ©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente ©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente ©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente ©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente ©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente ©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente ©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente ©  Jonathan Yeo | pintura | collage | Cóctel Demente

©  Jonathan Yeo |  Web