La danesa Elisabet Stienstra esculpe figuras femeninas a tamaño natural en madera, bronce, mármol o una combinación de estos materiales. La artista expone cuerpos fragmentados, retorcidos, posturas imposibles y gestos de fuerza impactantes.

Especialmente conmovedora es la ‘Virgen de la luz’, la primera de las imágenes, donde Stienstra parece colocar al orgasmo en un nivel superior, con una joven que busca la trascendencia de una forma natural, a través de la masturbación. Ya sabéis, viva el onanismo que hace alegre la tragedia.

Las desconcertantes jóvenes se presentan como un emblema de la inocencia interrumpida, si bien, sus expresiones corporales dejan al espectador con miles de preguntas. Disfrutad del arte con mayúsculas.

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

stienstra5

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

La inocencia interrumpida de © Elisabet Stienstra | Escultura | Cóctel Demente

Todas las imágenes © Elisabet Stienstra | Web