Con el hombre como fuente primordial de inspiración John Tarantola despliega una capacidad para captar la realidad extraordinaria. ¿Pintura homoerótica? puede ser, aunque  yo prefiero quedarme con la deliciosa intimidad de sus personajes, la serenidad que transmiten, la melancolía que emana de sus miradas dirigidas no se sabe quién.

Hombres y masculinidades que nos llaman, nos vuelcan y revuelcan; Tarantola consigue sacar de cada uno de sus protagonistas cuanto son, desnuda sus almas como desnuda sus cuerpos; los expone ante nosotros, libres, decididos. convencidos de estar donde quieren y con quien quieren estar; también con sus dudas, sus necesidades, sus incertidumbres, tan suyas como nuestras.

Movimientos sutiles, limpios y cercanos que conmueven e incitan; movimientos que buscan convencer, enamorar, enardecer, amar.

© John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente © John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente © John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente © John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente © John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente © John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente © John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente © John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente © John Tarantola | pintura | figurativismo | retrato  | homoerotismo | Cóctel Demente
Todas las imágenes © John Tarantola | Web | Facebook