Se hace la oscuridad, llega la noche a Sarajevo y la quietud estremece. Hace frío, huele raro y nada es lo que parece cuando todo es de color pardo. Mañana se hará la luz y comprobaré que todo sigue en su sitio, pero mientras tanto las paredes se mueven, crujen los muebles, los insectos campan a sus anchas sin ser vistos, pero lo peor son las personas. La sucia sociedad contemporánea, los delincuentes, los pervertidos, los maníacos y sádicos, que encuentran en la noche su disfraz perfecto. La negrura cubre con su manto el estremecimiento de mi piel que late al ritmo de mi corazón.

Todo está oscuro, pero consigo poner mi mente en blanco y llenarla de historias pequeñas que se pueden contar con palabras o con dibujos. En el papel se plasman y en tu imaginación se construyen los relatos completos. Pesadillas contadas con el lápiz que traspasan la línea y convierten la cotidianidad en algo surrealista.

Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente

Sólo con mirar por la ventana y ver esa oscuridad inquietante que nos rodea, la pluma empieza a ilustrar.

El escritor e ilustrador Saša Džino, de Bosnia y Herzegovina, creció viendo películas de terror y cuando se hizo mayor su afición también. Ha publicado un libro llamado “Corazón de plástico”, repleto de relatos de terror ilustrados por él.
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
Terror illustrations © Saša Džino I Ilustracion I Coctel Demente
© Saša Džino