Ni cabeza de patata, ni culito de manzana.  La belleza natural de las carnes duras y la piel tersa de los veinte pasaron ya, ¿y? La fotografía de Heidi Voet nos quiere recordar que, como  la fruta y la verdura, los cuerpos tienen  fecha de caducidad y digo yo… Entonces ¿qué me pasa Heidi? Dime, ¿qué me pasa? Resulta, que todo lo que se mueve cerca de mí me parece irresistiblemente sexy. Va ser que lo físico no es tan importante, va ser que en el sexo, como en todo, se madura, va ser que me  ponga toda loca tampoco pasa por la edad de tu jodida zanahoria.

Heidi Voet, artista multidisciplinar y con sede en Shanghai, utiliza los objetos de uso cotidiano en la cultura China para transformarlos en conceptos de crítica y denuncia.  En esta ocasión, son recortes de revistas eróticas que se pueden comprar en cualquier papelería, mujeres bellas y jóvenes que mutan en vegetales. Me gusta esta jugosa macedonia, me sabe a denuncia ácida frente a la dictadura impuesta e insostenible de los malditos cánones de belleza. Gozad y  Dis-fruta(d).

© Heidi Voet | Fruit & Vegetables © Heidi Voet | Fruit & Vegetables © Heidi Voet | Fruit & Vegetables © Heidi Voet | Fruit & Vegetables © Heidi Voet | Fruit & Vegetables

Todas las imágenes © Heidi Voet | web

Estas cosicas tan guapas las encuentra Placerdiario #GraciasBombonaso