Siempre nos complace descubrir artistas cuya obra destaca por la calidad técnica, le sencillez del trazo y la profundidad del mensaje. Everardo García González es uno de esos artistas que reúnen esas y otras muchas cualidades que desde el primer momento atrapan nuestra atención y nuestras sensaciones. Nacido en la Ciudad de México el 8 de Junio de 1973, sus primeros acercamientos a las artes fueron en la secundaria con el Taller de Artes Plásticas y en la preparatoria, con el Taller de Dibujo y Modelado, para más tarde estudiar la carrera de Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP, ahora Facultad de Artes y Diseño, UNAM), con especialización en pintura, técnica de los materiales, grabado y escultura en madera.

©Everardo García González - Desde cero - cocteldemente©Everardo García González – Desde cero

©Everardo García González - Ser - cocteldemente©Everardo García González – Ser 

©Everardo García González - Cero a la izquierda - cocteldemente©Everardo García González – Cero a la izquierda

La obra de Everardo posee esa belleza perturbadora que hace que nuestros sentidos se expandan en un abanico de sensaciones: “Alguien me dijo que mi trabajo era decadente y tal vez lo es: lleno de miedos y temores, desamores. En fondos blancos: la nada; y en medio de los grises del grafito y las tintas hay un toque de color: una esperanza, quizá”. Sus protagonistas femeninas son a la vez pregunta y respuesta a nuestros instintos: “La mujer: siempre presente en mi trabajo y actor principal aunque generalmente es el pretexto para reflejar mis pensamientos, miedos y temores a través de ella: creadora y responsable de todos ellos”.

©Everardo García González - Desprenderme de... - cocteldemente©Everardo García González – Desprenderme de… 

©Everardo García González - El deseo de... - cocteldemente©Everardo García González – El deseo de…

©Everardo García González - Desasosiego - cocteldemente©Everardo García González – Desasosiego

Everardo rodea a sus protagonistas de una estructura entre matemática y científica, al más puro estilo Da Vinci. Los cuerpos desnudos se encuentran rodeados de líneas, números, huesos, insectos y otros elementos que complementan la perfección de la carne y la convierten en alma, que transforma el erotismo de la piel desnuda en una experiencia mística. Podríamos estar viendo los apuntes de un alquimista del siglo XXI, las líneas y cuadrículas presentes como parte de la realización de la obra son tan importantes como la obra en su totalidad, parte del proceso de creación: ¿principio o fin?, del cuadro.

©Everardo García González - Renacer - cocteldemente©Everardo García González – Renacer 

©Everardo García González - S. Acrofa - cocteldemente©Everardo García González – S. Acrofa

©Everardo García González - Acedia - cocteldemente©Everardo García González – Acedia

Su trabajo actual se enfoca en el dibujo a través de grafitos, lápices de colores, acuarelas, tintas, ceras, soportes, acrílicos en tableros de madera, encausto y pigmentos.”Los tonos grises son el complemento perfecto para representar el tiempo, lo pensamientos, los miedos y temores pasados y futuros que atormentan mi presente”. Everardo se considera un pintor realista, a pesar de saber que no siempre es fácil plasmar el sentimiento, plasmar esa parte oscura que le agobia. Y lo plasma en los cuerpos que experimentan ansiedad, extrañeza, dolor… “Creo que somos parte de todo lo que hacemos. Me gusta incluirlo todo, incluso mostrar la tristeza o la violencia. Cuando creo una obra, me propongo abarcar el mundo entero, no quiero excluir nada. Creo firmemente que tengo que seguir mi instinto”.

©Everardo García González - Creer - cocteldemente©Everardo García González – Creer

©Everardo García González - Libélula - cocteldemente©Everardo García González – Libélula

©Everardo García González - Olvido - cocteldemente©Everardo García González – Olvido

Todas las imágenes © Everardo García González | blog | Facebook | Instagram | Twitter