© Teresa pon la mesa Drawings I Ilustracion I Cóctel Demente

Teresa Lucena es el nombre que se camufla tras el seudónimo Teresa pon la mesa, la arquitecta polifacética que nos muestra su trabajo a través de sencillas ilustraciones y juegos de palabras. De un estilo minimalista, en sus dibujos bailan siempre tres colores: el abismo del folio en blanco, la elegantemente delgada línea negra que va pisando fuerte y que abraza a su paso rebeldes detalles en rojo valentía. Pues con fuerza y coraje nos deleitan sus ingeniosas formas y perspectivas íntimamente polivalentes.

Soy una arquitecta frustrada, amante del arte en todos sus estados, sapiosexual y adicta a las galletas”.

Con esta sincera descripción se define la ilustradora cordobesa, y digamos que su encantador descaro queda plasmado en sus trabajos desde el primer vistazo.  De mensaje sencillo y soez encontramos una suave feminidad en sus dibujos que nos ilustra el devenir de los días. En su lista de la compra plasma emociones cotidianas con unas pinceladas de ironía. Deseos, frustraciones, desvaríos varios… Con Teresa las palabras juegan gráficamente a quererse.  A través de su humor inteligente y su elocuencia  se desnuda y nos habla de quién es.

© Teresa pon la mesa Drawings I Ilustracion I Cóctel Demente

La gran pregunta… ¿Por qué empezaste a dibujar?

Fue durante mi proyecto fin de carrera cuando empecé a procrastinar con la ilustración. Me hervía la sangre de tener que sentarme todos los días a todas horas delante del portátil para realizar el proyecto. Así que me ponía a dibujar y a dejar correr la fantasía y las ganas de vivir. Después de seis años rodeada de escalímetros, reglas, normativas y códigos, empecé a soltar el lápiz y la imaginación.

Y así surgió Teresa pon la mesa “DRAWINGS”. Un estilo minimalista de líneas negras simples pero elegantes, con una pincelada de rojo reivindicativo que transmite fuerza y pasión y una frase directa que me ayuda a sincerarme y plasmar sobre el papel aquello que ocupa mi día a día, mi cabeza, mi corazón o mis sábanas.

Cada ilustración que realizo tiene una historia detrás por la que surge, unos protagonistas específicos, un momento concreto y solamente suyo. Y he de decir que una vez que entregué y aprobé el Proyecto fin de carrera, le hice una ilustración. No se merecía menos.

Desde tus raíces… ¿Cuáles son tus influencias?

Mi padre. Sin duda alguna. Y no sólo como artista, sino también como persona.

Lo mismo te pinta a lienzo un Julio Romero o un Murillo, te hace un retrato a veladuras, un espejo de madera o el portal de belén a barro. Lo mismo te habla de historia que de literatura o cine, te canta una canción de Silvio Rodríguez o te recita una fábula de Samaniego. Lo suyo no es normal.

Otros pintores referentes, aunque con otras técnicas totalmente distintas son Egon Schiele y Conrad Roset.

El arte como provocación… ¿Dirías que tus dibujos provocan?

Es cierto que en mis ilustraciones hasta he llamado al sexo,  como también he gritado en nombre de la mujer o me he quejado de la situación actual de la sociedad en la que vivimos. No es provocación, sino expresión. Intento insinuar y llamar la atención sobre temas que son necesarios tratar.

El único tema  en común es que me intento dibujar a mí misma, mi vida, mis pensamientos, mis experiencias y sentimientos. Entrego al papel un trozo de mí, experiencias cotidianas de mi vida. Estoy segura que muchos de nosotros nos ha pasado lo mismo, o se nos ha pasado por la mente. O por las sábanas. Pero quizás por la “falta de” o el “miedo a” no se han atrevido a contarlo al mundo.

Dibujo lo que me sale de las entrañas, y algunas veces eso es deseo, otras odio y otras sarcasmo. Pero siempre, siempre, es sinceridad.

© Teresa pon la mesa Drawings I Ilustracion I Cóctel Demente

Cuando dibujas… ¿Cuál es tu fin?

El único fin con el que cojo el lápiz es salvarme a mí misma. Y si de paso ayudo a alguien o le saco una sonrisa, eso que ganamos. Sinceramente no hago mis dibujos para nadie, sólo para mí, para desahogarme y estar en calma conmigo misma.

Es cierto que me han comentado que mi trabajo tiene un mayor público femenino, que cuándo voy a hacer más ilustraciones para chicos. Pero ya te digo que no estoy pensando en ningún sector concreto cuando estoy dibujando.

La motivación… ¿La encuentras o te encuentra?

Dibujo cuando tengo ganas de dibujar. No es una cosa automática de sentarme y que me visite la inspiración justo cuando tengo el lápiz en la mano.

La ilustración, como todo arte, es un proceso que requiere su tiempo de cocción. Siempre estoy anotando ideas en todos lados. Mi móvil son mil quinientas notas a pie de página esperando ser dibujo. Me viene la inspiración en cualquier momento: en casa, en la calle, sola o con amigos, en mitad de una conversación, pero sobre todo en la ducha. No me preguntes por qué, pero la ducha es un confesionario para mí.

Hay épocas mejores y peores. Necesito soledad y que me duela el alma para poder desgarrármela y plasmarla sobre el papel, que me duela de tanta felicidad que ya no me quepa en el pecho o de tanta rabia y tristeza que esté arrastrándola a cada paso que doy.

Encontrar el momento exacto y oportuno para poder coger el lápiz durante horas y evadirme del mundo. Necesito soledad para desgarrarme el alma y silencio para acallar todo el ruido que tengo aquí dentro. Aunque luego esté sonando de fondo Kurt, Jagger, Dylan o La Cabra Mecánica.

Como una prolongación de ti… ¿Tus dibujos crecen contigo?

La verdad que si miro un dibujo de cuando empecé a dibujar y uno de los últimos meses se puede apreciar el cambio de los trazos de las líneas, con más sutileza, fuerza, decisión y confianza.

Actualmente, estoy en una época de mi vida en la que necesito morir y resurgir como el ave fénix. Me siento en la necesidad de seguir evolucionando, también me lo piden mis lápices. De probar técnicas y formatos nuevos, de experimentar, de conocer. Pero siempre en una línea de delicadeza y sencillez que interrumpa con fuerza y perturbe la calma. Y al alma. Como dijo Mies van der Rohe: “Less is more“.

© Teresa pon la mesa Drawings I Ilustracion I Cóctel Demente

La necesidad de experimentar… ¿De dónde surge la iniciativa de entrar en el mundo textil?

Bueno, la iniciativa de llevar mis ilustraciones al textil surgió de la nada. Como todo lo bueno y lo malo en esta vida. La verdad que no lo tenía planeado.

En mayo del  2014 me encontraba en el extranjero buscándome el futuro, o el futuro buscándome a mí, no lo tengo muy claro aún. La cuestión es que cómo cordobesa que soy, el mayo cordobés es vida. Así que realicé una ilustración para la feria [Hoy sí tengo el chichi pá farolillos, que estamos de feria!], para recordar y sentir esos días, a los que nos encontrábamos lejos de nuestros hogares. Y la verdad que el dibujo gustó mucho.

Al año siguiente, semanas antes a la feria, mis cuñadas me dijeron que querían mochilas con esa ilustración, para ir a la feria. Y así surgió todo!

A partir de ahí, empecé a llevar otras de mis ilustraciones a varios formatos textiles como tote bags, mochilas o camisetas.

En un futuro incierto… ¿Qué proyectas?

Tengo varios proyectos en mente en conjunto con un par de mujeres artistas que me transmiten fuerza y confianza en mí misma, y espero que empiecen pronto a ver la luz. Además, tengo muchos proyectos en mente, uno relacionado con el cine, otro con los libros, otro con el agua y otro con la naturaleza. Últimamente estoy escribiendo de nuevo mucho, siempre me gustó. Y no descarto para nada hacer un proyecto en el que deje ver más versos junto a mis ilustraciones.

No sé muy bien si llegaré a realizar todo esto en esta vida o en la que le sigue. Dicen que el tiempo es oro. Pero yo creo más bien que el tiempo es vida. Y la vida debería estar para hacer aquello que a uno le haga feliz.

Y en el campo de batalla… ¿De qué tienes miedo?

La vida va demasiado deprisa, y a mí se me rompieron los frenos hace años. Me da la sensación de que tengo demasiada información en mi cabeza y sentimientos de más en el alma, y antes de que acaben conmigo o yo con ellos, quisiera dejarlos plasmados. No vaya a ser que un día explote, y no haya nadie cerca para empaparse de toda esta mierda que me salva.

A veces, pienso que estoy a una pincelada de dejar de creer en el arte.

Soy consciente que la vida de artista es dura. Es una constante guerra, en mayor o menor medida, sobre todo con uno mismo y tus propias limitaciones. Para llegar a cualquier objetivo hace falta primero la ambición y luego el talento y el conocimiento. Y finalmente, si llega o te la buscas, la oportunidad.

Y ganas a mí no me faltan. Para aprender de todo y de todos. A ver si llegan ya las oportunidades, que es lo que está más reñido. Como dijo Cortázar, “Todo dura siempre un poco más de lo que debería”. Así que aquí estamos, aguantando el tirón. Pero pintando. 

© Teresa pon la mesa Drawings I Ilustracion I Cóctel Demente

Ponemos el broche final… ¿Por qué “Teresa pon la mesa”?

“¡Teresa pon la mesa!” me decían siempre de pequeña en casa a la hora de comer. Y yo le respondía “Isabel pon el mantel” que Isabel es mi madre. Y le seguía “venga todos a comer”. Tú sabes, los refranes cordobeses que tenemos en los pueblos.

Cuando empecé a utilizar las redes sociales, me puse ese nombre en mis perfiles. Así que cuando empecé con la ilustración directamente utilicé el mismo pseudónimo pero añadiéndole el [DRAWINGS]. A veces pienso en cambiarlo, pero sinceramente te digo que el nombre llama bastante la atención, será por el hecho de ser parte de un refrán.

Todas las imágenes ©  Teresa pon la mesa! [DRAWINGS] | Instagram | Facebook