El olor nuestro (The smell of Us) - la nueva peli de Larry Clark

¿Conoces a Larry Clark? Fotógrafo desde los 70, su serie Tulsa hizo mucho ruido y sigue haciendolo, la verdad. Consiguió con esta, enseñar la belleza de la violencia en la adolescencia americana mediana. A partir de los 90, se hizo director de pelis con Kids como ensayo…y la verdad, vaya ensayo. Una película brutal, que sigue con su tema favorito, los adolescentes pero aquí se centra en sus relaciones sexuales y el sida. Brutal, porque me revolvió tanto el estomago como el cerebro. Hace ya 10 años que he visto esta peli y hasta la semana pasada, no conseguí la energía para ver otra del director. Admiro mucho su trabajo, pero hay que tragárselo. Entonces, cuando he visto que había estrenado otra peli, The Smell of us, y sólo en Francia de momento, he pensado, para mis dementes, eso puedo hacer.

El pitch ‘oficial’: “jóvenes skaters de los bonitos barrios parisinos que se prostituyen para ganarse pasta que no necesitan”.

No sé vosotros, pero con un resumen así, enseguida he pensado en los #skaturdays. Pues… después de ver la peli he decidido que no. Claro, las escenas de monopatín son tremendas, con un punto de vista y un acabado precioso. Sin embargo, de los 87 min de peli, se ven como mucho 10 minutos acumulados. El resto muestra planos cerrados de axilas, pelos de barriga, dedos de pies o penes bajo calzoncillos. Falta poco para ver los pelos de la nariz del mismo Larry Clark, quién, por deserción de dos actores, actúa en su propia peli, una vez de vagabundo y otra vez de viejo fetichista (cuando lame los pies del protagonista durante 5 minutos).

El olor nuestro (The smell of Us) - la nueva peli de Larry Clark-001

Hay cosas interesantes en la peli:

1. la soledad y la perversión no tiene ni edad ni sueldo,

2. la combinación de las técnicas de grabación, cambiando el punto de vista a un punto de vista más subjetivo, más dentro gracias a los vídeos hechos desde un móvil por uno de los actores,

3. el casting de los adolescentes que casi todos, llevan el desparpajo parisino con cara de angelitos.

Luego, por el resto, me quedé muy decepcionada. Y no sé si es: porque si has visto una, las siguientes ya no te parecen tan vanguardistas; porque tengo 10 años más y cada minuto me alejo un poco más de la adolescencia; o porque si Larry Clark se hace mayor y quizá en lugar de hablar de los adolescentes, le hubiera venido mejor asumir que quería hablar de su envejecimiento y descubrir nuevo tema. Sin hablar de los cortes, planos incongruentes y efectos super mal hechos que no parecen decisión del artista sino más bien problemas técnicos o financieros… de verdad hubiera preferido una peli de 70 minutos sin estos planos que una de 87 que parece una excusa…

Bueno, de todos modos, como le dije al chaval (¡de 19 años!) que vino conmigo, “no te esperes nada más que algo raro, es pura curiosidad”…y el me contestó al salir: “por lo menos, podemos decir que la hemos visto”…y aquí es lo que hago: os digo que la he visto, nada más.