Bélgica es un país bastante pequeño de tamaño, no tiene ni prestigio ni mala fama. Los belgas van a su bola, bastante discretos, sin pretensión ni exceso…¡excepto cuando se trata de patatas fritas con mayonesa! A la sombra de sus extravagantes primos franceses, muchos los comparan por el simple hecho de que una parte del país comparte el mismo idioma.

Y quizás sea por estas razones que artistas belgas pasan desapercibidos. No, no os voy a hablar de una nueva tendencia musical porque todo lo que vale la pena descubrir y conocer no siempre es lo último, lo extraordinario o lo de que se habla en los sitios más guay. Nope. Os voy a hablar de grupos de rock alternativo, sin pretensión ni exceso, como su país de origen, pero con encanto como sus habitantes.

Hoy, hablamos de dEUS.

© Deus | música | Cóctel Demente

Creado en 1991 en la ciudad de Amberes, el grupo empezó como muchos: con versiones. Evolucionaron hacia composiciones propias a veces folk a veces rock. Quizás conozcas Suds & SodaThe Architect como banda sonora de anuncios. O ya eres fan y los viste como yo en 2012, en el Joy Eslava en Madrid: un pequeño evento, pero un gran momento.

 

dEUS es una de las bandas belgas míticas no por su fama sino por su autenticidad musical: son majos, no se toman en serio pero tienen talento y lo dan todo a su público. El misterio belga existe por su discreción y su encanto, sin pretensión ni exceso.

Web | SpotifyYoutube