Con niños y adolescentes como modelos e inspiración, fragmentos de madera y materiales sintéticos como instrumentos, Gehard Demetz nos deja impactantes esculturas a través de las que investiga y cuestiona la realidad humana. Si somos o no vulnerables es algo que queda dentro de nosotros, algo que los herméticos personajes de Demetz nos sugieren.

Niños de semblantes gélidos, reflexivos, niños de tristes expresiones, casi paralizados; niños que parecen desarrollarse en constantes vivencias dolorosas, donde el maltrato y el abuso parecen forman parte de su vida.

El escultor casi nos “obliga” a rellenar con nuestra imaginación los vacíos que deja en la talla, podemos hacerlo con madera, componiendo así la figura, podemos hacerlo con sentimientos en un ejercicio de empatía y conocimiento siempre necesario.

©  Gehard Demetz |escultura | realismo | figuración | Cóctel Demente ©  Gehard Demetz |escultura | realismo | figuración | Cóctel Demente ©  Gehard Demetz |escultura | realismo | figuración | Cóctel Demente ©  Gehard Demetz |escultura | realismo | figuración | Cóctel Demente ©  Gehard Demetz |escultura | realismo | figuración | Cóctel Demente ©  Gehard Demetz |escultura | realismo | figuración | Cóctel Demente

© Gehard Demetz | Web