No hay lugar para la calma en nuestra acelerada vida de estos días. Sería justo afirmar que la serenidad se ha convertido en la víctima de nuestra vida cotidiana a la sombra de las normas del mundo moderno. Pero, ¿no es posible que la calma sea vista como una fuente que enriquece y hace la vida más fácil? Seguro que existe un fuerte vínculo entre las personas y sus experiencias en cuanto a la formación mutua. Aún asi, ¿sólo es posible alcanzar la serenidad cuando nos hacemos viejos?

El fotógrafo turco Can Dagarslani se interroga sobre la existencia de un estilo de vida práctico en la serenidad y para ello se lleva a sus modelos a la escuela Bauhaus de Dessau.

El punto de partida de la serie fue el contraste que quería crear entre los modelos y los tres colores principales de la Bauhaus (rojo, azul y amarillo), sumado a los cambios orgánicos de percepción que se evidencian en mis obras.

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

© Can Dagarslani - Serenity | Fotografía | Cóctel Demente

Todas las imágenes © Can Dagarslani | web | behance