La pastelería Bold no es una pastelería como las demás. Por más que aparente ser tan linda y dulce, no es el lugar donde irías a comprar un pastel para el primer cumpleaños de tu hija. Es más el lugar donde comprarías una tarta para tu marido infiel o para tu jefa, esa que te hace la vida imposible. Para un cliente pesado que llama siempre a última hora, para aquel compañero de estudios que te robó tu idea… se me ocurren tantos destinatarios para estos “dulces”…

Estos pasteles son descarados, no tienen pelos en la lengua. Muchos de los clientes de este establecimiento participan en guerras de tartas, ideales para eso, ¿no me digas que no? Un poco de humor, no amarga un dulce.

Así que ya sabes, si tienes alguien en tu lista negra, no lo dudes, díselo con una tarta.

Bakery Bold © Sarah Brockett I Cóctel DementeBakery Bold © Sarah Brockett I Cóctel DementeBakery Bold © Sarah Brockett I Cóctel DementeBakery Bold © Sarah Brockett I Cóctel DementeBakery Bold © Sarah Brockett I Cóctel DementeBakery Bold © Sarah Brockett I Cóctel Demente

La autora de este lindo proyecto que me ha conquistado es Sarah Brockett, una diseñadora gráfica de Michigan. Le gusta resolver problemas y a menudo se queda sin dormir hasta que da con la tecla. Y esto no lo dice ella, lo digo yo: tiene un humor fino y afilado, ¡y eso me encanta!!!

Todas las imágenes © Sarah Brockett I Behance