En una ocasión el vaso de la batidora se escapó de mis manos y perdí el control de la situación, el aparato pareció cobrar vida propia y el incidente acabó en una auténtica guarrada, por suerte no sufrí lesiones.

Otra vez resultó ser el secador de pelo el que me tendió una trampa. No sé cómo, en un inesperado giro, por la parte trasera de éste, se enganchó un buen mechón de mi cabello y aquello empezó a succionar con rabia. Qué miedo pasé, hasta que el pelo se hizo una bola y paró las hélices, si no, no sé que hubiese pasado; confieso que yo por momentos llegué a visualizar mi epitafio “murió succionada por un secador de pelo“.

En fin, fuera de coñas, los electrodomésticos, aunque parezcan inofensivos aparatitos, esconden mucha rabia en su interior, y uno no debería subestimar su potencial asesino. Eso es lo que ha pensado el diseñador y animador Michael Marczewski y lo muestra en Bad Vives, un estupendo corto en 3D donde él solito lo ha hecho todo: diseño, animación, audio y edición. Que lo disfruten

bad vives

bad vives2