Allan l. Teger es un artista autodidacta estadounidense que comienza a trabajar como tal a tiempo completo a partir de 1981. Antes había sido profesor de psicología en la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Boston. Toda su obra tiene sus raíces en sus estudios y enseñanzas de psicología y espiritualidad. Durante la década de los 70 trabajó como consejero de drogas en una clínica gratuita en Filadelfia, y empezó a sentir que la psicología académica tradicional no estaba tratando adecuadamente los temas del viaje interior o la forma en que vemos el mundo. En aquella época, los libros sobre la conciencia, mística, meditación, experiencias con drogas y realidades alteradas estaban empezando a calar en la cultura popular. Como resultado, sus intereses comenzaron a evolucionar y sus enseñanzas se volvieron menos tradicionales. Los conceptos de realidades alteradas, la realidad subjetiva y la conciencia mística se estaban convirtiendo en una parte de su pensamiento.

 

Allan I. Teger - 12

Allan I. Teger - 11

Allan I. Teger - 10

En 1975 se volvió a la fotografía como medio para ilustrar la coexistencia de dos realidades, y tuvo la idea que desencadenó su trabajo Bodyscapes.

Recuerdo el momento en que la idea de Bodyescapes vino a mi – explica Teger – estaba pensando que la forma y la estructura del universo se repite en todos los niveles y de repente tuve la imagen en mi mente de un esquiador bajando un seno. Esto era – el universo repitiendo sus formas – un cuerpo que parece una montaña. También fue un ejemplo de dos realidades coexistentes. La imagen podría ser vista como un paisaje y también podría ser vista como un cuerpo. A pesar de que eran diferentes, ambas percepciones tenían razón al mismo tiempo. Supe al instante que tenía toda una serie de imágenes que esperaban ser capturadas en película. Al cabo de una o dos semanas tuve mi primer modelo y empecé a fotografiar. Yo era un completo recién llegado en el mundo del arte. Nunca había hecho un curso de fotografía, arte o historia del arte, y no tenía ni idea de si otras personas habían pensado en la similitud de los cuerpos y los paisajes.

Allan I. Teger - 9

Allan I. Teger - 8

Allan I. Teger - 7

Las fotografías de Allan Tejer están hechas en blanco y negro sin ningún tipo de retoque digital ni doble exposición. Los paisajes están recreados por juguetes en miniatura directamente colocados sobre cuerpos humanos.

Sabía que era posible producir imágenes con múltiples exposiciones, como foto montajes, pero sentía que si tenía que parecer real para el espectador, tenía que ser real en algún nivel… con la figura y el cuerpo juntos, al mismo tiempo. Además no quería recurrir a la cámara o a los trucos del cuarto oscuro que haría que el trabajo fuera menos creíble. Con los años he descubierto que el arte puede ser divertido y serio al mismo tiempo. Siempre he creído que al final un artista tiene que comunicar al espectador, e involucrarlos en el trabajo para completar la experiencia. Siento que mi arte se completa cuando un espectador reacciona a el. He disfrutado creando Bodyscapes® y me gusta compartirlo con los demás y ver su respuesta. Siempre es divertido e interesante ver a las personas descubrir por primera vez, que los paisajes que están buscando en realidad son cuerpos humanos.

Allan I. Teger - 6

Allan I. Teger - 5

Allan I. Teger - 4

La mayor parte de las fotografías han sido realizadas con una Mamiya RB67 de formato medio y película Tri-X o T-Max, imprimiéndose en papel Ilford multigrado  y la edición de coleccionista en Agfa Classic 118. Allan Teger también crea collages por transferencia, escaneando fotografías antiguas e imprimiéndolas con tintas de archivo en un material especial que después se transfieren a papel de acuarela. Otras imágenes se imprimen en acetato y se unen al papel. También se utilizan diversos objetos, documentos, sellos de goma, pinturas y lápiz, creando una imagen única e irrepetible. Este concepto de fotografía única también lo aplica a algunos de sus Bodyscapes.

Allan I. Teger - 3

Allan I. Teger - 2

Allan I. Teger - 1

Todas las imágenes © Allan I. Teger