Pocas cosas son tan alienígenas como un astronauta recién aterrizado… llámale gajes del oficio o di tú que sea deformación profesional. Hasta las cejas de polvo de estrellas y tras tanto tiempo en órbita ni la preceptiva cuarentena hará que se sienta de regreso en el planeta que lo vio nacer. Este jamás volverá a parecer el mismo en el visor de su casco. Pletórico de cosmos, pero sintiéndose desplazado, cual inmigrante de si mismo, lejos de interrogarse por los misterios de la vida, el universo y todo lo demás, nuestros avatares cotidianos se le antojan menudencias.

El pintor Scott Listfield considera a ese solitario astronauta que protagoniza la mayoría de sus obras un explorador del presente. Pero asomado a este presente distópico al que el delirante trumpismo esta empujando nuestro día a día, Scott se ha llevado a su existencialista, afterpop y sindromatico Ulises a Los Angeles de 1984. El orwelliano título de la serie no es gratuito: “debido a los tiempos oscuros de este momento, quería pintar algo sobre 1984 porque el libro estaba en mi mente, y porque leí un artículo que decía que el libro ascendía a la parte superior de la lista de más vendidos en Amazon. Todo parecía estar en el aire, como algo distópico y proto-fascista deslizandose sigiloso en nuestra vida cotidiana normal” ha dicho el artista a juxtapoz.

Multirreferenciales y nostálgicas, las obras que componen la serie 1984, que a lo largo de enero han protagonizado una exposición en la thinkspace gallery, son un siniestro reencuentro con los tópicos de aquella década, su cultura televisiva, su hit parade y su sofocante estilo visual… en el que “produciendo un pastiche con tiempo y lugar, Listfield recurre a los anacronismos engañosos de la memoria y al poder de estilización de la nostalgia, sin mencionar las extrañas formas en que nuestras versiones del pasado pueden de hecho decirnos más sobre nuestras condiciones en el presente.”

© Scott Listfield | 1984 | Purple Rain | Prince

© Scott Listfield | 1984 | Purple Rain

© Scott Listfield | 1984 | Born In The USA | Bruce Springsteen

© Scott Listfield | 1984 | Born In The USA

© Scott Listfield | 1984 | Borderline | Madonna

© Scott Listfield | 1984 | Borderline

© Scott Listfield | 1984 | Careless Whisper | George Michael

© Scott Listfield | 1984 | Careless Whisper

© Scott Listfield | 1984 | Hello | Lionel Richie

© Scott Listfield | 1984 | Hello

© Scott Listfield | 1984 | It’s Like That | Run DMC

© Scott Listfield | 1984 | It’s Like That

Una visión de la humanidad vigilada parece de alguna manera menos extravagante y descabellada en nuestra era de falsa simulación y experiencia mediada. Nuestra total confianza en redes sociales, dispositivos portátiles, plataformas virtuales, dictadas culturalmente y al servicio de una conectividad humana fingida, se forjan a través de un extraño voyeurismo consensuado, no muy distinto de la omnisciencia de Gran Hermano. (texto curatorial thinkspace gallery)

© Scott Listfield | 1984 | Jump | Van Halen

© Scott Listfield | 1984 | Jump

© Scott Listfield | 1984 | Maneater | Daryl Hall & John Oates

© Scott Listfield | 1984 | Maneater

© Scott Listfield | 1984 | Picture This | Huey Lewis

© Scott Listfield | 1984 | Picture This

© Scott Listfield | 1984 | Rio | Duran Duran

© Scott Listfield | 1984 | Rio

© Scott Listfield | 1984 | Thriller | Michael Jackson

© Scott Listfield | 1984 | Thriller

© Scott Listfield | 1984 | What’s Love Got To Do With It | Tina Turner

© Scott Listfield | 1984 | What’s Love Got To Do With It

© Scott Listfield | 1984 | Sussudio | Phill Collins

© Scott Listfield | 1984 | Sussudio

Acabado el paseo por este retrodistópico y estridente Los Angeles de 1984 y su saturada paleta de colores (“el violeta y el rosa son específicos de la época” comenta el artista) me vienen a la mente escenarios del videojuego Californium y una empieza a sospechar que quizá haya que darle la razón a Henry Farrell, quien en un articulo en Boston Review (curiosamente la ciudad de residencia de Listfield) afirma que no vivimos en el futuro pronosticado por George Orwell o Aldous Huxley, sino en un sueño eléctrico de Philip K. Dick… (aquí lo podéis leer en castellano)

Postdata.- Habrás observado, atento lector, que cada una de las obras que componen la serie 1984 lleva el título de una canción propia de aquella epoca. Mis compañeros en la redacción CoDemente no han perdido ni un instante en preparar una playlist en spotify recogiendo todos y cada uno de los temas que han inspirado a Scott Listfield su última serie … Un despliegue de música disco, AOR y baladas polveras que justifican por la inefable presencia de Phil Collins (antítesis del glamour ochentero, pero uno de sus héroes) y su Sussudio (“Una gran canción. Una de mis favoritas” ha citado uno de ellos)

Todas las imágenes © Scott Listfield | web | facebook | twitter | instagram